Archivo de la etiqueta: primera comunión

Catequesis de Primera Comunión

Hace solo unos meses Santiago estaba haciendo su Primera Comunión y sin darnos cuenta ya tenemos a Maria Claudia preparándose para hacer la suya.

image

Movida por el Espíritu Santo

Al percatarse de que si hacia su Primera Comunión en el colegio al igual que sus hermanos mayores tendría que esperar alrededor de 3 años, Macalla (así le decimos en casa) nos pidió que la lleváramos a las catequesis de preparación para la Primera Comunión que tienen lugar en nuestra parroquia. Esto a mi la verdad es que me ha maravillado: nuestra hija de 9 años de edad ha preferido hacer la Primera Comunión antes con unos niños desconocidos que después con sus compañeros del colegio. Ha puesto primero la necesidad de recibir a Jesucristo sacramentado que a sus amiguitos. Sin duda alguna el Espíritu Santo actúa con fuerza en esta chiquilla.

A nosotros, por otra parte, nos toca salir un poco de nuestras comodidades y estar dispuestos a llevar a Macalla a todas sus catequesis, así como a las convivencias y misas dominicales (adicional a la eucaristía del sábado por la noche). Sé que habrá momentos en que será un poco forzado, pero no podemos hacer menos al ver el entusiasmo con que esta niña se ha tomado todo esto. ¡Que Dios te bendiga María Claudia, y haga de ti una santa!

Imagen

Primera Comunión de Santy

Primera Comunión de Santy

Como ya hemos venido publicando varias entradas con galerías de fotos; para esta que trata de la Primera Comunión de Santiago vamos a colocar una sola foto que para mi recoge todo lo que significa comer y beber del cuerpo y sangre de Cristo por primera vez.

La sonrisa de Santiago, el resplandor de su camisa blanca con su cruz al cuello y en general la sensación de solo observar la foto me parecen que resumen bien el significado de esta fecha tan importante.

En la próxima entrada: como recibimos en la comunidad a Santiago para su primera comunión con pan ázimo y vino.

Galería

Primera Comunión

Esta galería contiene 8 fotos.

¿Se acuerdan de aquella entrada que hablaba del problema de cocinar dos conejos a la misma vez y del peligro de que uno de ellos termine quemándose? Resulta que el Señor ha estado más que esplendido con nosotros y hoy … Sigue leyendo

Cocinando dos conejos (¡ojalá no se queme el más importante!)

¿Que es lo que normalmente pasa cuando una persona cocina dos conejos (o cualquier cosa) a la misma vez? Uno de los dos termina quemándose por falta de atención, ¿no es así?

Pues en algo parecido nos tiene el Señor actualmente. ¿Cuando nos íbamos a imaginar que un evento tan importante como la Primera Comunión del mayor de nuestros hijos coincidiría con otro bastante significativo de por sí, como lo es una mudanza? En cuestión de días, a mas tardar este sábado, deberíamos ya haber vaciado el viejo apartamento y estar mudados al lugar que Dios, en su infinita misericordia, ha proveído para nosotros. El detalle es que al día siguiente Samuel estará recibiendo por primera vez el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

Tal y como señalábamos en el título de esta entrada, ojalá que la tensión y angustia que suele acompañar a uno de estos acontecimientos no haga que descuidemos al otro, infinitamente más importante. Les pedimos a todos, una vez más, que recen por nosotros.

Martes Santo

Parte de la mañana de hoy fue dedicada a estudiar el catecismo con Samuel, el mayor de los hijos, quien se prepara para su Primera Comunión, a celebrarse el 5 de Junio de este año. Más adelante estaremos actualizando al respecto.

Justo antes del mediodía pasó algo que alegró mucho nuestro día. Un grupo compuesto por un muchacho y dos chicas, todos de 16 o 17 años de edad, tocó a nuestra puerta para invitarnos a asistir a las actividades de la iglesia local, aquí en La Mora, sector donde vivimos. Digo que esto nos alegró mucho por tratarse de jóvenes comprometidos con nuestra iglesia católica, dispuestos a arriesgar por Jesucristo y a humillarse un poco, al ir tocando de casa en casa para hacer estas invitaciones y para de algún modo anunciarle a esta zona del estado Lara que Cristo está vivo y resucitado. Atención, hermanos evangélicos: ¡las calles ya no son solo vuestras!

Por último, nos reunimos en la casa de una de las hermanas de la comunidad a preparar la celebración de este viernes santo; la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y la adoración de la cruz. Me ha tocado hacer la monición de entrada, así que recen por mi para que el Espíritu Santo me asista. Nos vemos mañana, si Dios quiere.